Mancha Negra

Black Spot 1

Ciclo vicioso de odio e ira que toma control sobre

mis acciones y palabras.  Esta ira alimenta mis

pensamientos dirigiendo el timón, tomando

posesión de mi mente.

 

La culpa y el dolor me abruman porque estoy

avergonzado de las cosas que he hecho.  Me

convierto en un monstruo en conflicto con el

dolor, por la humillación y ofensas de otros;

infligiendo su oscuridad dentro de mí,

convirtiéndome en alguien más.

 

No importa la imagen que tengan de mí, porque

siempre seré el villano en sus ojos. Conozco su

dolor y no puedo evitar sentir lástima por ellos,

porque compartimos la misma causa de injusticia

que crea graves repercusiones para nuestra vida.

 

Nuestras acciones definen quiénes somos ante los

ojos de los demás y debo confesar, que las mías no

han sido realmente muy buenas últimamente. Todos

tenemos una mancha negra que reside en nosotros y

es mejor si no dejamos que nos consuma, por nuestro

bien y por el bien de otros también.


Black Spot

  black spot 2

Vicious cycle of hatred and wrath that takes

control over my actions and words.  This rage

fuels my thoughts by steering the helm, taking

possession of my mind.

 

Guilt and pain overwhelm me for I am ashamed

of things I have done.  I become a monster

conflicted with pain, for the humiliation and

offenses of others; inflicting their darkness

inside me, turning me into someone else.

 

I don’t mind the image that they have of me,

for I will always be the villain in their eyes.

I know their pain and can’t help but feel pity

for them, for we share the same cause of

injustice that creates grave repercussions for

our life.

 

Our actions define who we are in the eyes of

others and I must confess, that mine haven’t

really been too good lately.  We all have a black

spot that resides on us, it is best if we don’t let

it consume us, for our sake and for the sake of

others as well.

Anuncios

Elegir ser Libre

Elegir ser Libre 1

Me encontraba en la playa y estaba hablando por teléfono con mi hermana mientras buscaba un lugar en la arena en dónde sentarme, pero había tanta gente que llegué hasta el final y no encontré nada.  Habían casas de madera detrás de mí y las palmas en vez de estar en la arena estaban en el agua.  De momento el agua se empezó a echar hacia atrás y había mucha gente confundida, y fue tan rápido que sucedió que no tenías ni un momento para pestañear.

Rápido pensé que tal vez era un tsunami hasta que mire hacia el mar y me di cuenta que si lo era porque al final se veía el agua blanca casi como espuma y ahí pude ver que era la ola que venía trayendo el agua de vuelta a toda velocidad.  Y ahí empecé a gritar tsunami, tsunami.  Y todo el mundo empezó a correr.  Para este entonces ya yo había colgado el teléfono y avancé a correr de igual manera, pero estaba al final y sentía mis piernas muy pesadas, como sino me pudiera mover lo suficientemente rápido.

Llegué hasta unas escaleras que daban acceso a la carretera; al subirlas me encontré a un hombre de pelo largo, no recuerdo su rostro específicamente pero si que sentía que lo conocía, era Jesús.  Le dije: “¿Qué hacemos? Viene un tsunami no hay forma de escapar.”  El calmadamente me dijo: “ve allí y bautiza a las personas.”  Yo lo miré asombrada pero hice lo que me pidió, me di vuelta y volví a la playa.

Al llegar, mi familia ya estaba ahí esperándome, mi nena grande estaba con mi tía arriba en las escaleras en un balcón, al lado de la carretera, pero sentía en mi ser que estaba segura, que no tenía de que preocuparme.  Mi familia y yo hicimos un círculo y empezamos a orar mientras tenía a mi nena pequeña en mis brazos.

El agua empezó a entrar y nos llegaba hasta la cintura, pero no nos movía, permanecimos en el mismo lugar orando.  A nuestro alrededor podía ver como el agua destruía todo a su paso.  Sólo a mi derecha veía que habían dos o tres personas orando también con sus manos recostadas de la pared apoyándose de ella de espaldas al mar.  También vi como cuerpos salían como torpedos de las casas de maderas con la cabeza y parte del cuerpo visible, el resto del cuerpo incrustado en la madera.

Era algo impresionante, pero aún más como nada de eso nos tocaba.  De momento apareció el hombre que me encontré arriba de las escaleras.  Y me dijo: “Prepárate porque ahora viene lo malo.”  Yo podía sentir lo malo rodeándome, en este caso yo sabía que se refería a algún tipo de maldad.  Mi primera reacción fue soltar la bebé y la tire a los brazos de mi hermana con el agua ya casi al pecho de nosotros.  Y rápidamente sentí que algo me haló hacia el mar con tremenda fuerza, pues yo me encontraba en todo momento de espalda al mar.

Yo sentí un gran temor y abrí mis ojos con asombro y miré al hombre al que reconocí por Jesús, el extendió sus brazos hacia mí para que yo eligiera si tomarlos o no.  Lo cual yo extendí mis brazos inmediatamente y en un parpadeo el me haló hacia él y me encontraba en sus brazos protegida y segura.  Toda mi familia miró con asombro sus rostros cambiaron de temor a alivio en un instante. Luego de ahí me desperté con un gran alivio y alegría porque mi Dios jamás me abandona, ni a ninguno de nosotros.

Les admito que aún al día de hoy sigo esperando por esa maldad que viene a halarme y siento temor, pero luego recuerdo el sueño y sólo sonrío.  Porque aún así Dios me está dando la opción de tomar sus brazos, él desea que nosotros elijamos tomarlos porque él tiene nuestro mayor bienestar en mente en todo momento.  De igual manera él nos ofrece su ayuda, amor y perdón sin restricciones, ni condiciones, pero debemos decidir y/o elegir recibirla para así ser libres.

Hoja que Cae

Falling Leaf 1

Brisa veloz viene del este mientras tomo

vuelo a un camino desconocido. De lado a

lado el viento me lleva sin control, no hay

timón, ni dirección hacia donde mis pies

serán arrastrados.

 

Abrumadoras situaciones desafortunadas se

apoderan de ti; el miedo se asienta mientras que

la incertidumbre dirige el camino. Las emociones

controlan tu actitud y a veces no de la mejor manera,

mientras mi corazón tembloroso trata de liberarse

de todo.

 

El reloj no deja de caminar, así como el tiempo no

puede morir y cada día estás atrapado dando vueltas

haciéndolo difícil seguir adelante. Un ave sin alas es

como estar boca arriba, mientras luchas por permanecer

aflote esperando la caída que está por venir.

 

Los constantes cambios en mi vida me hacen vulnerable,

como un libro abierto y no puedo controlarlo. Se vuelve

claro que siempre seré como una hoja que cae; circunstancias

y situaciones siempre serán difíciles de soportar, pero el

viento siempre puede cambiar su dirección y me levantara

y puedo confiar en eso también.


Falling Leaf

Falling Leaf 2

Swift breeze comes from the east as I take

flight to an unknown path.  From side to

side the wind takes me with no control, there’s

no helm no direction of where my feet will be

swept off to.

 

Unfortunate situations ovewhelmed you and

they take hold; fear sets in, while uncertainty

leads the way.  Your emotions control your

attitude and sometimes not in the best way,

as my unnerving heart tries to break free from

it all.

 

The clock doesn’t stop ticking as time cannot die

and every day your trap in a tailspin making it

difficult to move on.  A bird without wings is as

being upside down, while struggling to stay up,

waiting for the fall to come.

 

The constant changes in my life make me vulnerable

as an open book and I can’t control it.  It becomes

clear that I’ll always be as a falling leaf; circumstances

and situations will always be difficult and hard to

withstand, but the wind can always change its direction

and get me back up and I can rely on that too.