Sueño: Lluvia de Piedras

Lluvia de Piedras

Febrero 2016

 

Este sueño inspiró uno de mis escritos titulado “Puñalada”

 

Algunas veces quienes crees que son tus amigos te dan la espalda cuando más lo necesitas; a veces no se dan cuenta estando ocupados con su vida y responsabilidades, otros disfrutan de la soledad y por eso se alejan, pero hay quienes creen lo que sea que les digan y se dejan engañar con las palabras de otros y lo hacen a propósito, pero esos son inofensivos sólo peones utilizados por personas que esconden sus verdaderas intenciones, manipulan a quien sea con facilidad con sus caritas de angelito, pero por dentro con una frialdad tan intensa como la misma nefasta crueldad que llevan en su ser.  De esos hay que cuidarse siempre están en el tope con todos los demás de rodillas ante ellos.  Son difíciles de ver, pero con un corazón sabio y prudente no son del todo invisibles.  Después de todo, nuestras acciones nos definen y esa es su mayor debilidad.

 

Habiendo dicho eso, aquí les cuento mi sueño.

 

Estaba parada en un patio pavimentado y había muchas personas reunidas allí; la gran mayoría se podían ver en el 2do nivel como un puente de frente mirando hacia el patio en dónde yo estaba con sólo un puñado de personas.  Podía reconocer algunas de las personas en la parte de arriba, sin embargo los que estaban abajo conmigo no del todo.  Los de arriba estaban mirándome como esperando a que yo dijera algo y así nada más mientras todos dialogaban entre ellos mismos yo señalé hacia arriba y dije algo que causó una reacción impulsiva y mortal entre los de arriba.  No recuerdo las palabras exactas pero fue algo así:

“Tú no puedes estar hablando porque sabes que eso es cierto. ¿Verdad que sí?” mientras señalaba hacia arriba.

 

A esto todo el mundo se quedó callado, mientras que en un parpadeo el cielo empezó a oscurecer y así como si nada  comenzó a llover.  Me tomó un segundo darme cuenta de que no era agua sino piedras; cuando nos azotó la primera ola de piedras todos los que estaban conmigo empezamos a correr, pude ver de reojo que eran las personas que estaban arriba las que nos estaban tirando las piedras, incluyendo las personas que reconocía.

 

Logré esconderme detrás de una pared, cuando me asomé me di cuenta que alguien me iba siguiendo y trato de llegar a mí, no alcancé a ver quién era pero eran muchas piedras, grandes y rápidas.  Ahí me impactó una piedra en el hombro izquierdo y empecé a sangrar, más bien parecían piedras como cuchillas, filosas y mortales.  Me volteé, estaba de espalda a la pared y vi justo al frente mío un lago con una reja al frente.  Una voz dentro de mi dijo: “medita en este momento.”  El lago se veía calmado, tranquilo, en paz, como si todas las piedras que estaban cayendo detrás de mí no estuvieran ahí, todo se olvidaba, toda tu realidad se volvía en nada, te transportabas a ese lugar solamente, sentías sólo paz.  No recuerdo nada más del sueño, eso fue lo que me impactó, lo más que me impresionó.

 

 

Este sueño era una advertencia de algo que se aproximaba a suceder con las personas que reconocí del mismo.  Y me sorprendí cuando me sucedió y rápido recordé aquel sueño extraño que tuve.  No contaré detalles de los sucesos, pero sí les puedo contar de mi experiencia, cómo me sentí y como lo pude relacionar con el sueño.

 

En ocasiones cuando alguien dice cosas de ti que te ofenden uno quiere desquitarse con la misma y rápido uno margina a esa persona y se lo advierte a todo el mundo en especial si son amigos tuyos y más si esa persona dice cosas de ti a tus espaldas.  Todo el mundo estuvo de acuerdo conmigo, es más para cuando esa persona me hirió al decir esos comentarios ya todo el mundo estaba hablando de ella hacían semanas por otras cosas que había hecho.  Bastante popular esta persona ustedes dirán, pero por yo estar de venganza y de desquitármelas la moneda se viro en mi contra, pues yo hice lo mismo que ella me hizo y la herí también a ella.  Dejé que mis emociones y el coraje que tenía me dominaran y por lo tanto me sucedió eso.  Pero lección aprendida, por eso dicen que no se puede pagar con la misma moneda.

 

De vuelta a el sueño, cuando señalé hacia arriba y dije: “Tú no puedes estar hablando porque sabes que eso es cierto, ¿verdad que si?”  Era yo simplemente hablando de la persona que me hirió tratando de defender mi punto.  Las piedras y peñones no era nada más que los rumores falsos que dijeron de mí que una sola persona propagó pero todos creyeron.  Lo más cómico es que en las mismas personas que yo confié y les advertí de esa persona que me hirió, entre ellos uno dijo rumores falsos de mí y todos confiaron en esa persona y lo que decía y por lo tanto me echaron a mí de un lado y me marginaron igual que yo hice con la persona que me hirió.

 

Cuando uno se da un cantazo en la pared, una segunda vez uno esquiva el cantazo.  Pues eso mismo yo hice, otra vez diciendo cosas de mí, y para colmo a mis espaldas, pues esta vez no dije nada me quedé calladita, por lo tanto lección aprendida.  Ahora la moneda le brinca a esa persona que dijo esos rumores y los propagó.

 

Se preguntaran como el sueño puede ser una advertencia si como quiera me pasó, pero el sueño lo tuve luego de yo tomar venganza y desquitarme, era una advertencia por lo siguiente:

 

-en el sueño una de las piedras me alcanzo y yo sangre- en la realidad creo que si hubiera tratado de defenderme nuevamente entonces me hubiera pasado, pues no había manera de cómo defenderme todos estaban en contra mía.

 

El sueño me advirtió de que tuviera cuidado y sobre todo en la parte final cuando me dice una voz “medita en este momento” cuando miraba hacia el lago.  Cuando me pasó eso en la realidad, todo lo que podía pensar y lo que me dio fuerzas a no dejar que mis emociones me dominaran fue lo que esa voz me dijo.  Pero sobre todo lo que esa voz me quería decir es que no hablara mal de nadie aun así cuando esa persona lo tenga bien merecido.

 

 

Algo que se rompió y nunca vuelva para atrás es la confianza, yo jamás vuelvo a confiar en ellos, en especial con esa persona que tan maquiavélicamente se tomó la molestia de esparcirlo hacia todo el mundo.  Y lo más irónico es que ellos piensan que yo no sé nada, pero la gente lo dice todo con sus expresiones, son fáciles de leer a decir verdad.

 

Nunca hables de nadie aun así si te hieren y se lo merecen, porque no sabes la batalla que está luchando esa persona y porque dijo lo que dijo y los motivos; sabrá Dios lo que esa persona que me hirió estaba pasando por aquel entonces, hay que ser empático.

 

Ahora solamente me defiendo cuando me dicen las cosas de frente ahí si no me quedo callada, porque tampoco es que te dejes pisotear, pero tampoco seas igual que ellos; siempre piensa las cosas antes de decirlas, siempre habla con la verdad, no juzgues aun cuando la otra persona lo tenga merecido, el que esté libre de pecado que tire la primera piedra.

 

 

“No digas: Como me hizo, así le haré; Daré el pago al hombre según su obra.”

Proverbios 24:29

“Cuando cayere tu enemigo, no te huelgues; Y cuando tropezare, no se alegre tu corazón:

Porque Jehová no lo mire, y le desagrade, y aparte de sobre él su enojo.”

Proverbios 24:17-18

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s